IFER - Instituto de Ginecología y Fertilidad

IFER

Instituto de Ginecología y Fertilidad

Pioneros en Medicina Reproductiva

El IFER en SAMeR
El IFER en la Uba

Institución afiliada a la Facultad de Medicina de la UBA

Tratamiento del Factor Masculino

Los tratamientos para el factor masculino (o infertilidad masculina) están influenciados por, al menos, tres factores importantes:

Varicocele
Si se encuentra un varicocele puede recomendarse la ligadura (atadura) de las venas dilatadas. Si el varicocele es significativo (tamaño Gr II ó Gr III) y palpable, y está asociado a al menos un defecto espermático, aproximadamente 2/3 de los pacientes operados experimentarán alguna mejoría en el espermograma. El índice de embarazos después de la cirugía es de 40%, pero la mayoría de los embarazos ocurren 6-9 meses de la intervención, por lo que la edad de la mujer debe ser una consideración. Si los valores espermáticos iniciales están muy alterados y en el rango de deficiencia severa, es poco probable que la cirugía produzca una mejoría tal que los pacientes puedan embarazar posteriormente sin ningún tipo de asistencia.

Oligospermia inexplicada (idiopática)
Si existe una disminución de la concentración espermática o de la motilidad, el médico puede recetar clomifeno, un medicamento para la fertilidad también utilizado en mujeres para inducir la ovulación. El clomifeno (Genozym®) estimula a la glándula hipofisiaria para que produzca hormonas que estimulan la producción espermática. Los espermogrames deberían obtenerse 3 a 6 meses después de haber iniciado el tratamiento para evaluar los resultados. Si la concentración espermática es muy baja, esta estrategia tiene menos posibilidades de ser exitosa. Debería tenerse en cuenta la edad de la mujer, ya que es necesario un tiempo de espera para evaluar la eficacia del tratamiento y esto depende del tiempo de espera disponible.

Factor masculino leve, de causa inexplicada
La inseminación intrauterina (IUI): Se colocan espermatozoides en el interior del útero, eliminando el pasaje a través de la vagina y del cérvix (cuello del útero).

El índice de embarazos con IUI depende de una serie de factores y en esto se basa el éxito del tratamiento. El índice de embarazos disminuye a medida que aumenta la edad de la mujer y muchos sostienen que es poco efectivo en casos de infertilidad masculina severa. Cuando los tratamientos médicos y quirúrgicos no logran mejorar la función espermática y por ende, el embarazo, el tratamiento ideal es la fertilización in vitro con o sin ICSI.

Factor masculino moderado a severo, de causa inexplicada
El tratamiento en estos casos es la fertilización in vitro con ICSI. Se obtiene buena fertilización con la inyección de un solo espermatozoide vivo por óvulo.

Vasectomía previa
Este procedimiento es frecuente en otros países y ocasionalmente los pacientes consultan con relación a la fertilidad y sus posibilidades. Existen dos opciones para encarar la fertilidad en estos pacientes: la reversión quirúrgica de la vasectomía, o el ICSI con espermatozoides obtenidos del epidídimo o del testículo (también llamada la aspiración espermática). La edad de la mujer y el tiempo transcurrido desde la vasectomía son factores importantes al momento de la decisión clínica. A veces lleva unos 6 a 9 meses lograr una cantidad adecuada de espermatozoides después de la reversión quirúrgica. Cuanto más tiempo haya transcurrido desde la vasectomía hasta la reversión, menor será la chance de éxito de la cirugía, y mayor será la chance de que se hayan formado anticuerpos antiespermatozoides que impidan la penetración de los mismos dentro de los óvulos sin la asistencia de la FIV-ICSI. Todo paciente que está por ser sometido a una reversión quirúrgica de una vasectomía debería solicitar el congelamiento (criopreservación) de espermatozoides hallados durante la cirugía (en los deferentes) en caso de que ocurra la reobstrucción posterior por cicatrización o en caso de falla quirúrgica.

Vasectomía previa, agenesia bilateral congénita de los conductos deferentes
(es decir: ausencia de espermatozoides en el eyaculado pero función testicular normal, también llamada azoospermia obstructiva-AO)

El tratamiento en estos casos consiste en la aspiración espermática con la FIV-ICSI. Estos procedimientos de adquisición de espermatozoides suelen realizarse con anestesia local (con o sin sedación) y luego los mismos son inyectados (los que están vivos) en los óvulos con ICSI para asegurar una tasa de fertilización normal. En ocasiones se realizan estos procedimientos con anticipación al ICSI, ya que es posible congelar los espermatozoides para su uso posterior en la gran mayoría de los casos.

Azoospermia no obstructiva (AZNO)
Los hombres con producción espermática pobre y sin espermatozoides en el eyaculado pueden tener niveles aumentados de FSH o niveles disminuidos de testosterona (algunos). El tamaño testicular puede también estar disminuido. La aspiración espermática es la única posibilidad para estos pacientes, y debe realizarse en el testículo ya que no hay espermatozoides en el epidídimo. Existen pacientes que ya tienen un diagnóstico de ausencia de espermatozoides en una biopsia testicular previa de rutina. Aún en ellos es posible encontrar espermatozoides en una aspiración espermática, pero en una distribución dispersa dentro del testículo. En estos casos también es necesario recurrir al ICSI para el logro del embarazo.

Síndrome de Sertoli solo
La ausencia total y completa de las células espermáticas o la detención de su desarrollo son trastornos encontrados durante la biopsia testicular o el procedimiento de aspiración espermática. La adopción o la inseminación artificial con semen de donante son las únicas opciones disponibles en estos casos.