IFER - Instituto de Ginecología y Fertilidad

IFER

Instituto de Ginecología y Fertilidad

Pioneros en Medicina Reproductiva

El IFER en SAMeR
El IFER en la Uba

Institución afiliada a la Facultad de Medicina de la UBA

Procedimientos diagnósticos

Para asistirnos en el tratamiento de la infertilidad realizamos un número de procedimientos diagnósticos.

Haga click en cada uno de los procedimientos diagnósticos para conocer más acerca de los mismos y lo que significa.

Historia clínica y examen físico: La consulta inicial por infertilidad
Asesoramiento preconcepcional: Pasos básicos para una pareja que quiere concebir
Ecografía transvaginal: La ecografía interna permite la evaluación del útero y los ovarios
Espermograma: Estudio de la cantidad, movilidad y forma de los espermatozoides para evaluar la fertilidad del hombre
Dosaje hormonal: Evaluación de hormonas que proporcionan información importante acerca del sistema reproductivo femenino
Biopsia de endometrio: Evaluación de la exposición del útero y su respuesta  a la progesterona obteniendo una pequeña muestra de tejido
Test post-coital: Un estudio para evaluar la interacción masculina-femenina en el tracto genital
Histerosalpingografía: Estudio radiológico del útero luego de la inyección de solución de contraste a través del cuello uterino para evaluar las trompas de Falopio y la cavidad del útero

Historia clínica y examen físico
Una evaluación competa incluye información sobre antecedentes quirúrgicos y médicos, exposición al tabaco, alcohol, drogas, enfermedades de transmisión sexual, una cuidadosa historia menstrual, antecedentes de embarazos previos, una concienzuda revisión de otros sistemas orgánicos y otra información relevante. Se deberá también obtener información similar del otro miembro de la pareja. Un examen físico pertinente, al igual que una ecografía transvaginal se realizará para evaluar el útero, los ovarios y las trompas. De esta manera será más sencillo sugerir e implementar un tratamiento específico.

Asesoramiento preconcepcional
Es importante comenzar con las medidas preventivas antes de iniciar la búsqueda del embarazo. Las pacientes que están considerando quedar embarazadas deberían comenzar a tomar vitaminas conteniendo 0.4 mg de ácido fólico hasta 3 meses antes de lograr el embarazo. (La espina dorsal se desarrolla al mes de la concepción, por lo que comenzar a tomar ácido fólico luego de detectar el embarazo puede ser tarde para prevenir la espina bífida y la anencefalia). Finalmente, esta consulta es una oportunidad para discutir problemas con embarazos previos, consideraciones sociales y salud en general. Es importante descartar anemia, confirmar la presencia de anticuerpos anti-Rubeola y realizar otros estudios de rutina. Una minuciosa historia familiar, prestando especial atención a enfermedades genéticas o hereditarias, puede estar indicada en ciertos casos.
Recomendaciones básicas:
Limitar la ingesta de alcohol, café, cigarrillo
Evitar el uso de drogas recreacionales (como marihuana) y la sobreutilización de remedios sin receta
Evitar la exposición a sustancias tóxicas como químicos de uso industrial, herbicidas y pesticidas
Tratar de mantener un peso alrededor del 15% del ideal para la estatura y contextura

Ecografía transvaginal
El transductor del ecógrafo transvaginal es una sonda larga que se introduce en el canal vaginal, cubierta por un preservativo lubricado. La/el ecografista podrá evaluar el útero, los ovarios y, ocasionalmente, las trompas de Falopio. El procedimiento no es doloroso, y muchas mujeres prefieren esta ecografía en lugar de la realizada por el abdomen para evitar la retención urinaria necesaria con esta última técnica.

Espermograma
Es imprescindible que el hombre obtenga una muestra de semen para realizar el espermograma para evaluar su potencial reproductivo. El médico le podrá sugerir al hombre que se abstenga de eyacular durante por un período de dos a cinco días antes de obtener dicha muestra. El espermograma debe incluir parámetros básicos como el número, la movilidad y la forma de los espermatozoides. Un eyaculado normal contiene entre media y una cucharada de líquido seminal. Una concentración normal está entre 20 y 200 millones de espermatozoides por ml. Al menos el 50% debe moverse o nadar en forma progresiva, lo que les sirve para propulsarse dentro del tracto genital femenino y alcanzar al óvulo en la porción externa de la trompa, al salir del ovario. El espermograma debe contar con un número adecuado de espermatozoides con forma oval y sin irregularidades. En el caso de observarse un espermograma anormal, éste debe ser repetido. De confirmarse la anormalidad el hombre debe ser derivado al andrólogo. La evaluación del hombre incluye una historia clínica minuciosa, un examen físico y una evaluación hormonal. En el caso de tratarse de ausencia de espermatozoides, es posible que se recurra a una biopsia testicular para diagnóstico y evaluar la posibilidad del ICSI con espermatozoides de testículo.

Dosaje hormonal
Evaluación hormonal femenina: El dosaje de hormonas específicas puede proveer pistas importantes sobre la función hormonal de la mujer y de su sistema reproductivo.
Hormona folículoestimulante (FSH): Es, probablemente, el test hormonal más importante en la mujer. Se realiza, típicamente, en el día 3 del ciclo menstrual y proporciona información relativa a la reserva hormonal y si la estimulación ovárica tiene chances de mejorar la posibilidad de obtener ovocitos para procedimientos de fertilidad. Un nivel anormal, o elevado, puede significar una dificultad de la paciente para concebir. Debido a que el sistema reproductivo es complejo, además del nivel de FSH puede obtenerse un nivel de AMH (hormona anti-Mulleriana) para evaluar la reserva ovárica.
Hormona anti-Mulleriana (AMH): también llamada sustancia inhibitoria Mulleriana (MIS) y factor inhibidor Mulleriano (MIF). Este test puede también utilizarse para determinar la reserva ovárica, dependiendo de los resultados obtenidos con el test de FSH.
El especialista en Medicina Reproductiva determinará cuales estudios proporcionará mayor información en su caso particular.

Biopsia de endometrio
Este procedimiento consiste en obtener por raspado una pequeña muestra de tejido del interior del útero días antes de la menstruación - entre 11 y 13 días después de la ovulación. Debería realizarse SÓLO si la paciente no está embarazada. Este estudio se realiza comúnmente para descartar un defecto de la fase lútea – un disbalance hormonal que puede dificultar el sostén del embarazo por deficiencia en la producción de progesterona. Debido a la inconsistencia en la evaluación de estas muestras y a la relación con los tratamientos apropiados para esta anormalidad, cada vez menos especialistas en Medicina Reproductiva recurren a este estudio.

Test post-coital
Este estudio es rápido e indoloro y proporciona información relacionada a la interacción moco-semen. Este estudio debe ser realizado uno a dos días alrededor del momento ovulatorio. La temperatura basal y los kits de detección de LH urinaria son muy útiles para la predicción de la ovulación. Para la realización de este estudio es importante que hayan pasado varias horas, pero menos de 24, para la interpretación de los resultados. Se coloca un espéculo vaginal y, a través de una pequeña jeringa, se obtiene parte del moco del cérvix. Se retira el espéculo y se evalúa el moco cervical bajo el microscopio, observando la presencia o no de espermatozoides móviles. Muchos estudios han sugerido que este estudio no es preciso ni predictivo de infertilidad, por lo que muchos especialistas no lo realizan y proceden directamente  a la inseminación intrauterina.

Histerosalpingografía
Este estudio es utilizado para examinar el útero y las trompas. Es, esencialmente, un procedimiento radiológico por el cual una solución de contraste es inyectada a través del cérvix dentro de la cavidad uterina y las trompas. Esta solución de contraste aparece blanca  a los rayos X, y permite la visualización del interior de la cavidad uterina y la permeabilidad tubaria. El radiólogo y su médico pueden advertir la presencia de anormalidades como una forma uterina anormal, tumores, tejido cicatricial o trompas obstruidas. Si Ud. está tratando de quedarse embarazada en el mismo ciclo de la histerosalpingografía, asegúrese de realizarlo ANTES de la ovulación para evitar “barrer” un óvulo o embrión en desarrollo. Aunque la mayoría de las mujeres sólo describen molestias leves durante el procedimiento, otras, en especial aquellas con las trompas obstruidas, refieren dolor intenso. Hable con su médico para que le recete algún medicamento para tomar 30 minutos antes del estudio.

procedimientos - Ifer