IFER - Instituto de Ginecología y Fertilidad

IFER

Instituto de Ginecología y Fertilidad

Pioneros en Medicina Reproductiva

El IFER en SAMeR
El IFER en la Uba

Institución afiliada a la Facultad de Medicina de la UBA

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo se manifiesta cuando esta glándula produce menor cantidad de hormonas de las necesarias para el metabolismo corporal. Las hormonas que segrega son la tiroxina (T4) y triyodotironina (T3).
Está controlada por la hipófisis y el hipotálamo, centros cerebrales de regulación hormonal. Los desórdenes tiroideos pueden ser consecuencia de defectos en la glándula o por anormalidades de la hipófisis o del hipotálamo.
El hipotiroidismo puede producir una serie de síntomas cuya severidad dependerá del “grado” de alteración de la función hormonal.

Diagnóstico
Los síntomas más frecuentes son la fatiga, debilidad, intolerancia al frío, constipación, aumento de peso no intencional, depresión, caída de cabello y piel seca. Todos ellos pueden no aparecer en las primeras etapas de enfermedad.
Esta enfermedad, con el trastorno hormonal concomitante, puede manifestarse con alteraciones del ritmo del ciclo menstrual, defectos de la ovulación y un aumento de la pérdida de embarazos.
Los estudios de laboratorio incluyen T3, T4, TSH (tirotrofina), anticuerpos antitiroideos y prolactina, ya que esta hormona está íntimamente ligada a la TSH.

Tratamiento
El objetivo del tratamiento es suplementar la deficiente secreción de hormona tiroidea, normalizando la cantidad de ésta. Se usa como medicación la levotiroxina para que desaparezcan los síntomas y normalizar la TSH. La cantidad se determina según cada paciente, y los niveles hormonales deben ser monitoreados periódicamente.